19/05/2024
Radio Libertad 93.7 En Vivo

Qué tener en cuenta sobre el cáncer de ovario: es el tercero más frecuente en el mundo, no se puede prevenir precozmente y que causa la muerte de más de mil mujeres al año en Argentina

cáncer de ovario

Según explicó Alsina, el cáncer de ovario es el tercer cáncer ginecológico más común en el mundo, después del cáncer de cuello uterino y el cáncer de endometrio. En Argentina, según los últimos datos oficiales, aproximadamente 2000 mujeres son diagnosticadas con cáncer de ovario cada año, y lamentablemente, alrededor de 1000 a 1400 de estas mujeres sucumben a la enfermedad.

Alsina aseguró que lo más alarmante es la alta tasa de mortalidad asociada con este cáncer. En el 75% de los casos, el diagnóstico se realiza en estadios avanzados, lo que disminuye significativamente las posibilidades de supervivencia. Esta realidad sombría se ve agravada por la falta de métodos de detección precoz. A diferencia del cáncer de cuello uterino, que puede prevenirse en gran medida mediante vacunas y pruebas de detección, el cáncer de ovario carece de estrategias efectivas de prevención.

En este sentido, dijo que «el cáncer epitelial de ovario, el subtipo más común y grave, afecta principalmente a mujeres mayores de 60 años. Sin embargo, también existen otros tipos de tumores ováricos, como los germinales, que tienden a manifestarse en mujeres más jóvenes.»

¿Cuáles son los factores de riesgo asociados con el cáncer de ovario?

La Dra. Alsina señala que ciertos factores, como el número de embarazos y la edad de la menarquía y la menopausia, están estadísticamente relacionados con un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad. Por el contrario, el uso prolongado de anticonceptivos y la lactancia pueden ofrecer cierta protección al inhibir la ovulación.

Uno de los aspectos cruciales que resalta Alsina es el papel de los antecedentes familiares y la consejería genética en la detección temprana y la prevención de esta enfermedad devastadora.

Alsina contó que en un sorprendente hallazgo, se ha descubierto que aproximadamente el 20% de los casos de cáncer epitelial de ovario, el tipo más agresivo, tienen una causa genética subyacente. Estas mutaciones genéticas específicas, especialmente en los genes BRCA1 y BRCA2, no solo aumentan el riesgo de cáncer de ovario, sino que también están asociadas con un mayor riesgo de cáncer de mama. Este conocimiento es vital, ya que puede guiar las decisiones médicas y preventivas de los pacientes y sus familias.

La importancia de la consejería genética no puede subestimarse. La Dra. Alsina enfatiza que, ante la presencia de antecedentes familiares de cáncer de ovario, es fundamental realizar una evaluación exhaustiva. Esto implica una consulta genética, donde se recopilan detalles sobre la historia familiar de cáncer y se construye un árbol genealógico que destaque cualquier patrón hereditario de la enfermedad.

En este sentido, dijo que si se sospecha una predisposición genética, se pueden ofrecer estudios de panel genético para detectar mutaciones específicas. Aunque en el pasado estos estudios pudieron ser costosos y difíciles de obtener, la situación ha mejorado notablemente. Ahora, según Alsina, muchas compañías de seguros y sistemas de salud cubren estos estudios, aunque puede ser necesario abogar por su acceso.

La decisión de someterse a pruebas genéticas es altamente personal y puede ser influenciada por diversos factores. La Dra. Alsina señala el caso icónico de Angelina Jolie, cuya decisión de someterse a una mastectomía preventiva y una ooforectomía bilateral (extirpación de los ovarios y las trompas de Falopio) tras descubrir su predisposición genética, generó un impacto significativo en la conciencia pública sobre la importancia de la deteccion temprana y la prevencion del cancer de mama y ovario.

En última instancia, Alsina remarcó que la clave para combatir el cáncer de ovario reside en la educación, la conciencia y el acceso a la atención médica especializada.

Por ptro lado, dijo que es común que el cáncer de ovario se descubra durante exámenes ginecológicos de rutina o pruebas médicas realizadas por otras razones. Aunque estos descubrimientos pueden conducir a diagnósticos en estadios iniciales, resalta la falta de métodos de detección específicos y efectivos para esta enfermedad.

La Dra. Alsina plantea una pregunta crucial sobre el papel de la ecografía transvaginal en los controles ginecológicos regulares. A diferencia del cáncer de mama o cuello uterino, donde los estudios han demostrado que las pruebas de detección pueden reducir la mortalidad, aún no se ha establecido que la ecografía transvaginal tenga el mismo impacto en la detección precoz del cáncer de ovario. Esta falta de evidencia subraya la necesidad de una mayor investigación en este campo.

La experta también destaca la importancia de reconocer los síntomas del cáncer de ovario, que pueden incluir distensión abdominal, sensación de pesadez en el vientre, pérdida de apetito y pérdida de peso inexplicada. Aunque estos síntomas pueden ser inespecíficos, es crucial estar atento a cualquier cambio en el cuerpo y buscar atención médica si persisten.

En cuanto a la prevención, la Dra. Alsina señala que no existe una vacuna para el cáncer de ovario. Sin embargo, destacan los avances en medicina genómica y terapia dirigida, donde se estudian las mutaciones genéticas específicas asociadas con la enfermedad para desarrollar tratamientos personalizados. Esta perspectiva prometedora podría revolucionar la forma en que se aborda el cáncer de ovario en el futuro.

Por último Alsina recuerda que el cuidado de la salud ginecológica va más allá de la prevención y el tratamiento del cáncer de ovario. «Es un compromiso continuo con la salud y el bienestar integral de las mujeres, que requiere una atención personalizada y multidisciplinaria a lo largo de la vida» dijo.

También remarcó que es crucial entender que no todos los quistes ováricos son malignos y que la evaluación adecuada de estas masas requiere un enfoque integral que combine criterios clínicos y ecológicos específicos. Además, recuerda la importancia de no generar una psicosis innecesaria en relación con los síntomas, sino de buscar atención médica ante cualquier preocupación.

About Author

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies