Capturaron en Corrientes al segundo sospechoso por el homicidio del prestamista colombiano en Posadas

La Policía de Corrientes detuvo al segundo sospechoso de estar implicado en el asesinato a puñaladas del prestamista colombiano Gustavo Gallego González en su vivienda de la Chacra  103 de Posadas (barrio Yacyretá), el pasado sábado 27 de febrero a la madrugada.

 

La Policía de Misiones ya había detenido el lunes 1 de marzo a un joven de 25 años  –también de nacionalidad colombiana- sindicado como el autor material del crimen y se mencionó que una tercera persona habría estado el lugar de los hechos, que estaba prófugo.

 

En el marco de un operativo articulado entre las Policías de Misiones y de Corrientes, en esta provincia fue capturado hoy José R. de (26 años), sindicado como el segundo sospechoso por el crimen de Gustavo Gallego González .

 

Efectivos de la Dirección de Investigaciones de Delitos Complejos de la Provincia de Corrientes, se comunicaron esta mañana con integrantes de la Dirección Homicidios, dependientes de la Dirección General de Inteligencia Criminal de la Policía de Misiones, estableciendo que lograron ubicar y detener al joven que tenía pedido por el homicidio del cual se lo acusa.

 

Por estas horas, se llevan a cabo las diligencias correspondientes a fin de coordinar el traslado del sospechoso a la ciudad de Posadas. Interviene en el caso el Juzgado de Instrucción 1 de Posadas.

 

El hecho

El prestamista fue asesinado de 16 puñaladas y se cree que fue en una ocasión de un robó. Esa noche, dos hombres visitaron al fallecido y tiempo después se retiraron raudamente del lugar en la moto de la víctima, uno de ellos con su ropa ensangrentada y con una pequeña caja fuerte portátil en su manos, de acuerdo el relato de un vecino del barrio.

 

De acuerdo a las primeras pesquisas, los sospechosos, luego de cometer el crimen, se habrían robado una caja fuerte con dinero que el hombre recaudaba para la venta de mobiliarios que fabricaba y de los micro-préstamos que efectuaba en la ciudad.

El prestamista colombiano efectuaba pequeños préstamos y todos los días se encargaba en forma personal e cobrar los intereses del capital facilitado. Se sospecha que el asesino, y su cómplice, se llevaron 70.000 pesos en la pequeña caja fuerte portátil, tras cometer el crimen.

 

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies