Hoy es el Día del Amigo: ¿Por qué insólito motivo se celebra en esta fecha?

amigo amistad

Cada 20 de julio se celebra el Día del Amigo o el Día de la Amistad, recordando un evento histórico en la carrera lunar.

 

En Argentina, el Día del Amigo se celebra cada 20 de julio, al igual que en Uruguay, Chile, España y Brasil. No obstante, alrededor del mundo no se celebra siempre este día, sino que se conmemora el Día Internacional de la Amistad, todos los 30 del mismo mes, que también es un día festivo dedicado a los amigos.

 

Esta celebración nació debido al argentino Enrique Febbraro, quien consideró la llegada del hombre a la Luna un momento único, no solo a nivel histórico, sino también sentimental. De hecho, creó la teoría de que ese gran paso era una demostración de amistad de la humanidad al universo.

 

Así fue como en 1969 el doctor en Filosofía, psicólogo y profesor de Historia se encargó de escribir una carta en la que argumentó su idea y envió mil ejemplares a cien países. Recibió el visto bueno de varios y finalmente se concretó el 20 de julio como el Día del Amigo.

 

Finalmente, en 1972 realizó el registro de la propiedad intelectual, que donaría al Rotary Club, del que era miembro. También fue declarado ciudadano ilustre de Lomas de Zamora, partido que posteriormente fue reconocido como Capital Provincial de la Amistad.

 

Por último, en 1979 el gobierno de la provincia de Buenos Aires oficializó el Decreto 235 que estableció: “Auspíciese la celebración del Día Internacional del Amigo a realizarse el día 20 de julio de cada año”..

 

Cuándo se celebra el Día del Amigo o el Día de Amistad: fechas — Conocedores.com

 

El Día del Amigo es argentino

 

En una entrevista con La Voz del Interior en el año 2006, Enrique Febbraro contó que la idea de celebrar el Día del Amigo surgió mucho antes de 1969.

 

“Fue una vieja ocurrencia de cuando era locutor en Radio Argentina con Juan Monti. En esos días, el gobierno nos daba una lista con las celebraciones que había que evocar todos los días. Era una cantidad enorme de fechas patrióticas, militares, políticas, pero no había ninguna virtud que se festejara. Le conté a Monti mi idea de festejar el Día del Amigo. ‘Y bueno hágalo. Yo lo voy a apoyar’, me dijo. Pero cuando empecé a buscar qué día se podía festejar, siempre coincidía con alguna tontería”, aseguró Enrique.

 

El odontólogo cuenta que el tiempo fue pasando, se casó y tuvo hijos, pero siempre quedó esa idea en su mente. Fue entonces que el hombre llegó a la Luna. «Y quiere creer usted que me entero de que los yanquis querían poner un hombre en la Luna en nombre de la amistad de la humanidad hacia el universo… “Esta es mi oportunidad”, me dije.»

 

Enrique Ernesto Febbraro impulsor del Día del Amigo

 

Febbraro comunicó su idea en un millar de cartas, con destinatarios de todo el mundo. En ella, explicaba que había vivido el alunizaje como un gesto de amistad de la humanidad hacia el universo y que estaba convencido que un pueblo de amigos se transformaría en una nación imbatible. Decía que todo el planeta estaba pendiente de los tres astronautas. «Fuimos sus amigos y ellos, amigos del universo».

 

«Comencé a hacer unas tarjetas postales muy expresivas en las que le contaba a toda la gente que había conocido en el mundo mi idea para que el 21 de julio fuera el Día del Amigo. Pero resulta que estos yanquis se adelantaron así que tuve que ir al correo a corregirlas y cambiar 21 por 20. Mandé mil postales y después me senté en el cordón de la vereda a esperar las respuestas. Me respondieron 800. Me quedé asombrado», contó Enrique

 

Al ser consultado por la inversión monetaria que debió haber hecho, Febbraro dijo: «Mucho dinero. El Día del Amigo me costó mucho, mucho dinero, muchas esperanzas y también muchas alegrías porque cuando empezaron a llegar las cartas de adhesión eran conmovedoras. Después empecé con la campaña acá en Argentina: a todos los medios, a mis amigos. El gasto fue tremendo. Fueron varias vacaciones, el auto y muchas cosas de las cuales debí privarme, pero nunca pedí ninguna retribución por lo que hice

 

Interesó a organismos estatales, se reunió con políticos, con representantes de la iglesia, entusiasmó a referentes de la comunidad y les solicitó ayuda a sus amigos en esta particular cruzada, en la que nunca bajó los brazos.

 

Y pues claro que se preguntarán cuántos amigos poseía este gran hombre; sin embargo, al ser consultado al respecto dio una respuesta inesperada:

 

«El número de amigos que uno debe tener está señalado por los dedos de la mano izquierda. Si usted tiene cinco amigos, ya dése por satisfecho porque ha conseguido la mayor joya. Eso de que yo quiero tener un millón de amigos es el bolazo más grande que escuché, porque al amigo hay que atenderlo en las cosas de la vida, hay que acompañarlo en el espíritu, hay que serle generoso, recordarlo, visitarlo y estar junto a él no sólo para las fiestas, sino siempre.»

 

Desde MisionesOnline, aprovechamos la oportunidad para saludar a nuestros amigos, aquellos quienes nos eligen y acompañan cada día: nuestros incondicionales lectores.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies