El servicio penitenciario provincial logró bajar drásticamente la violencia en las cárceles de Misiones

En un lapso de poco más de dos años, los hechos violentos se redujeron en un 90% en las cárceles de Misiones, hecho que se tradujo también en una disminución importante de las denuncias hacia el personal, según las estadísticas que maneja esa fuerza de seguridad. Un 40% de los detenidos en Misiones, está acusado de abuso sexual, en la mayoría de los casos dentro de su propia familia. Y solo el 9% de los presos es reincidente.

En diálogo con Misiones Online Tv y Radio Libertad, el director del Servicio Penitenciario Provincial Manuel Dutto, contó que en el último tiempo “se han reducido un 90% los índices de violencia en las cárceles de Misiones, lo que habla muy bien del trabajo que viene haciendo el Servicio Penitenciario, con la profesionalización del personal y el trato humanitario, que fue lo que me pidió el gobernador de la provincia”.

El funcionario afirmó que hoy se puede revisar tranquilamente los informes de la Comisión Provincial de la Tortura, (organismo independiente del gobierno), encargado de monitorear todo el tiempo el trato hacia los privados de su libertad en los penales, comisarías y otros contextos de encierro. “En ese sentido hay que decir que las denuncias hacia el personal penitenciario también bajaron. Tengo solo tres denuncias judicializadas en tres años, de parte de internos hacia el personal”.

Dentro de las cárceles, se generan enfrentamientos internos especialmente por problemas de convivencia entre los detenidos, “pero las peleas que había antes, con elementos punzo cortantes, o lesionados de gravedad, la verdad es que en un 90% bajaron. Porque además en cada unidad tenemos grupos especiales preparados para intervenir, reducir y salvar vidas, en caso de que haya algún enfrentamiento” indicó Dutto.

Lee también: Una mujer terminó sus estudios en la Unidad de Salud para Inimputables | “Que esto suceda nos llena de satisfacción”, dijo el director del SPP

 

También suelen ser focos de conflictos, el avance de las causas penales, traslados, visitas y las requisas (necesarias para detectar y secuestrar todo elemento que puedan utilizar los presos para lastimarse, o que estén prohibidos de tener en su poder). “Hay que garantizar la seguridad del personal penitenciario, por eso existen las requisas y el control de las visitas. Hay que agradecer que incluso en pandemia, donde tuvimos más de 150 días sin visitas, fuimos una de las pocas provincias que no tuvimos inconvenientes de motines. Eso también habla del tipo de detenidos que tenemos y del personal de custodia”.

Cuántos presos hay en Misiones y que capacidad poseen esos lugares

El director del SPP, explicó que dentro del sistema provincial hay 1700 presos y que si bien hoy las unidades penales de la provincia están con el cupo de alojamientos totalmente lleno, y ya no hay lugar para más presos, eso no quiere decir que las cárceles estén superpobladas, ya que se entiende por superpoblación por ejemplo cuando los detenidos se encuentran hacinados y durmiendo en el suelo, algo que no pasa en Misiones, donde cada uno cuenta con su propia cama y en celdas con un máximo de hasta seis personas, pabellones de 15 reos y centros de detención con hasta 350 privados de libertad.

Mejoras de infraestructura

“Hace una semana nos hicimos cargo de un anexo federal, con 31 reos con delitos de esa índole. Y en el último tiempo se amplió la unidad de mujeres, se empezó la construcción de la unidad de menores, un nuevo pabellón en la cárcel de Eldorado y otro en Oberá, que ya está en un 80% terminado. Aparte en San Pedro se hará una nueva cárcel modelo, que está próxima a comenzar. Por otra parte, se inauguró la unidad de salud de inimputables, que es un centro modelo único en el país, donde ahora es el Ministerio de Salud, el que se hace cargo de la atención de estos internos que fueron considerados personas incapaces de dirigir sus acciones, y que nosotros los teníamos alojados en la cárcel de Loreto, en un sector que era casi un depósito, porque el servicio penitenciario no podía hacerse cargo de la patología de esas personas. Hoy es impresionante el cambio que se produjo con el trabajo de salud”.

Dutto afirmó que también se firmó un convenio con el Ministerio de Prevención de Adicciones, donde se creó un Centro de Niños, y Adolescentes en conflicto con la ley.

“Contamos con una cárcel de menores donde había chicos de 16 a 21 años y teníamos casi 100 internos en esa unidad. Luego de este convenio se empezó a trabajar con la Justicia y ahora todos los chicos que tengan problemas, de 18 años para abajo, primero el juez ordena que sean alojados en ese centro, que trata de conseguir que ese interno tenga una contención familiar para hacer una entrega tutelar. Y los números muestran que en un año ingresaron 284 chicos, que antes iban a parar directamente a la unidad penal, y ahora con este trabajo, solo 18 fueron alojados en la unidad penal, el resto fueron entregados en tutela a la familia, y allí se ocupa luego el Ministerio de Prevención de Adicciones de hacer el seguimiento del menor, para que estudie y se reinserte a la sociedad”.

Otros números de la población carcelaria de Misiones, exponen que el 40% de esos 1700 presos, están acusados de abuso sexual, y la gran mayoría por abusos intrafamiliares. Mientras que el 30% por robos y hurtos, y el resto por homicidios. En cuanto a la reincidencia, solo afecta al 9% de la población penal misionera, lo que también desmitifica la idea de que la mayoría de los ex convictos, vuelven a caer.

El Marginal, la serie de Netflix, se parece en algo a la realidad de las cárceles?
El jefe del Servicio Penitenciario provincial respondió que en Misiones la realidad está muy alejada de lo que refleja esa ficción de la tv, que exagera como toda ficción, para que sea más atractiva al público. “Pero también es muy alejada de la realidad que viven las unidades penales de Buenos Aires, ya que nuestra población penitenciaria es totalmente distinta. Ellos tienen casi 45 mil detenidos, y nosotros 1700 en total. Ellos tienen complejos de tres mil internos y los nuestros son de 350 presos. Nosotros tenemos un tratamiento penitenciario más individualizado, porque conocemos al interno, sabemos quién está alojado en cada unidad, y eso también hace más fácil al trabajo penitenciario. Las cárceles sabemos que son un tabú y la gente se imagina que lo pasa ahí (en la ficción) es lo que pasa en todos lados, aunque no tenga que ver con la realidad” cerró.

 

About Author

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies