Se conformó la Red Verde de viveros de árboles nativos para recuperar el bosque misionero

Ricardo Barrios Arrechea, Agostina Le Vraux, Beatriz Eibl y Angelina Fediuk son los impulsores de la Red Verde, que buscará la creación de pequeños viveros de árboles nativos en las chacras de productores de Misiones. El objetivo es recuperar la pérdida de la fuente de oxígeno y vida más importante del planeta, los árboles.

La idea comenzó en la chacra del ex gobernador de la provincia de Misiones (1983-1987). “Hice un vivero de nativas y creció todo muy bien que después no sabía qué hacer con todo. Algunos los planté en mi chacra y otros plantines los llevé a las escuelas de la zona. Y ahí fue cuando me di cuenta que era una idea para replicar en la provincia”.

Arrechea conoció a Agostina Le Vraux, licenciada en Genética y coordinadora del Centro de Investigación del Jardín Botánico de Posadas, a Beatriz Eibl, ingeniera forestal e integrante de la Red Nacional de Viveros de Nativas (Revina) y a Angelina Fediuk, ingeniera agrónoma y docente del Instituto Agrotécnico Pascual Gentilini. Juntos iniciaron este proyecto medioambiental que fue presentado en sociedad esta semana, para incentivar a empresas y productores a sumarse a la iniciativa.

Red Verde
Ricardo Barrios Arrechea, Agostina Le Vraux y Beatriz Eibl.

 

¿De qué se trata la Red Verde?

El proyecto impulsa a instituciones y empresas a convertirse en patrocinadores para que faciliten la entrega de kits de plantines a los productores y puedan incorporarlos a sus chacras. La idea es que una vez listos los plantines, estos puedan ser plantados en la propia chacra, en alrededores o ser entregados a escuelas e instituciones.

“Tratamos de hacer una cadena, con un sponsor que ponga el dinero, el viverista voluntario que puede ser un producto en su chacra, establecer la administración y la logística de distribución. El destinatario va a ser el medio ambiente porque se va a poder repoblar las galerías de los arroyos, las fuentes de agua, también si le sirve al productor en sus plantaciones de yerba mate o té”, explicó Ricardo Barrios Arrechea, impulsor de la Red Verde.

El proyecto es abierto para todos los que quieran sumarse de manera voluntaria, ya sea con apoyo económico o poniendo la tierra para hacer crecer los árboles. Barrios Arrechea expresó que, “necesitamos el apoyo de sponsors e instituciones para la administración y la logística que es bastante complicada pensando que tendremos un grupo en el norte, centro y sur de la provincia”.

La Red Verde en números significa, “$6.000 por cada unidad que tiene 500 plantines. Si un productor requiere 10 unidades, son $60.000 que no es un número excesivo para la empresa y si tenemos 100 donantes vamos a tener 1.000 viveristas con 500 plantines cada uno, y serán 500.000 árboles por año”, detalló Barrios Arrechea.

 

Pocos plantines, muchas especies de árboles nativos

Agostina Le Vraux, es licenciada en Genética y coordinadora del Centro de Investigación del Jardín Botánico, un trabajo entre la Universidad Nacional de Misiones y la Municipalidad de Posadas. Hace 3 años trabaja en la generación y producción de especies forestales nativas de la selva misionera para contribuir a escala local en la reposición de especies forestales en mal estado del Jardín Botánico y para distintos objetivos que tenga el municipio de la ciudad.

Su formación profesional y el contacto diario que tiene con la recuperación de árboles, fue el puntapié inicial para sumarse a la Red Verde. “Me involucré en este proyecto por la importancia que tiene recuperar nuestras especies forestales nativas. La Red Verde va a multiplicar árboles en toda la provincia, en diferentes viveros que van a participar y junto al apoyo de los sponsors para poder lograr este objetivo de producir especies nativas”, contó Agostina Le Vraux.

La red de viveros se va extender a lo largo y ancho de Misiones, y los productores, “van a poder multiplicar a partir de germoplasma y de la variabilidad de especies que se encuentre cercanas a su lugar, por ejemplo, un producto que esté en la ciudad de Oberá va a poder recuperar toda la diversidad de especies de las zonas aledañas, ya sea de algún monte que todavía conserva dentro de su chacra o de alguna reserva cerca a esa ciudad”, explicó.

La presencia en distintas localidades va a permitir la multiplicación de especies de árboles que representen a cada región fitogeográfica de la selva. “Misiones tiene una gran biodiversidad que se encuentra en distintos sectores, tenemos en zona norte algunas especies que son características de ese lugar y lo mismo para en el centro y sur.

Tener esta red de viveros nos va a permitir multiplicar cada una de esas especies que después podrán ser intercambiadas para generar pequeños bosques biodiversos en distintas regiones donde se necesite”, dijo Agostina Le Vraux.

La importancia de recuperar los árboles perdidos

Los árboles son de gran contribución para la conservación de los suelos, así como de la protección de fuentes y nacimiento de agua, y muchos beneficios más para la comunidad y el entorno.

Los bosques nativos cumplen funciones imprescindibles para el desempeño normal de la vida. Y cuando este desaparece, el suelo queda en manos de las adversidades climáticas, ocasionando daños difíciles de reparar. Por esta razón, se ha creado la necesidad de aumentar la superficie plantada por especies arbóreas nativas, con el fin de extender sus beneficios a lo largo y ancho del ecosistema.

“Misiones representa el 1% de la superficie total de Argentina y era quien abastecía el 50% de la madera durante décadas, por eso se fue sacando los mejores árboles, los más grandes, más antiguos y más productivos. En las décadas del 80 y 90, años en los que se seguían llevando maderas nativas, se perdieron en total más de 1 millón de hectáreas y en estos últimos 30 años unas 300.000 hectáreas, quiere decir que se siguen perdieron y ahora hay que decir basta”, advirtió Ricardo Barrios Arrechea.

Con la Red Verde de viveros, “vamos a reponer el desmonte. Tenemos que ser responsables de que mañana tengan selva misionera nuestros hijos, nietos y bisnietos, es un esfuerzo colectivo, por eso hay que ayudar a repoblar el bosque”, expresó el impulsor del proyecto.

Por su parte, Beatriz Eibl, integrante del proyecto y de la Red Nacional de Viveros de Nativas (Revina) aseguró que, “esta es una oportunidad para poner en el escenario el trabajo de muchas personas en Misiones. Representó a la Red Argentina de Jardines Botánicos, que tiene como misión poner en exhibición las plantas para el conocimiento, se vincula con el vivero, con la investigación y las capacitaciones. También integró la Red Nacional de Viveros de Nativas y en el nodo Misiones tenemos 33 viveros que están funcionando, y la Red Verde viene para fortalecer lo que ya está funcionando en el terreno”.

Agregó que, “son pequeños viveros de pocas plantas, pero de muchas especies y cuantas más especies locales se tengan, será mejor la multiplicación y la generación de bosques a partir de plantaciones en áreas que antiguamente eran selva y que hoy no solo más”.

“La selva misionera es la que hace que nuestro ambiente sea más ameno y cuando esa selva no está, uno ve los impactos de los cambios locales o regionales. Por eso hay que tratar de revertir a nivel cercano a donde uno vive, mejorar el ambiente, para nuestras plantas y para nuestras actividades productivas”, expresó.

La Red Verde tiene como objetivo generar bosques donde estaban y que por la deforestación ya no están más o donde se necesita recomponer o restaurar un suelo que está degradado por un uso intensivo. Junto al apoyo de empresas, instituciones y de productores misioneros, se podrán plantar árboles, que significa cultivar la esperanza de una vida mejor.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies