Desde la Dirección de Cibercrimen de la Policía de Misiones explicaron las claves para evitar el ciberacoso y cómo denunciarlo

ciberacoso

En este sentido, Ozuna apuntó que el conocido grooming es realizado mediante engaños y distintos tipos de estrategias para convencer al menor para que desarrolle cierta dependencia hacia el groomer. Además, de que insta al menor o joven a que cumpla los requisitos solicitados, como fotografías o videos con cierto contenido sexual.

Por otra parte, aseguró que la difusión de una fotografía de un menor desnudo constituye un delito llamado pornografía infantil. “Desde la Policía de Misiones trabajamos muy fuerte la problemática de los menores”, afirmó. También explicó que el acoso a personas adultas existe, aunque no esté tipificado dentro del espectro digital; el mismo le puede suceder, por ejemplo, a una pareja que se haya filmado en su intimidad y una de las partes quebranta dicho nivel de privacidad y publica el contenido producido. Este fenómeno es conocido como “pornovenganza”.

Con respecto a las cuestiones a tener en cuenta frente a estas problemáticas, sostuvo que se debe considerar las políticas de privacidad que tiene cada red social, en donde se establece que un menor de 13 o 16 años no debería tener una cuenta abierta.

Tal vez te interese leer: Alertan por estafas de supuestas empresas de mensajería en Halloween: DHL es la compañía más imitada según un informe

 

Sin embargo, la mayoría de los jóvenes mienten sobre su edad para crearse un usuario, por lo que las plataformas se desligan de las responsabilidades al momento del reclamo sobre por qué el menor se encontraba en línea. En este sentido, Ozuna instó a los padres a minimizar las redes sociales de sus hijos. “La privacidad es un tema muy delicado para hablarlo, se debe tener en cuenta que todo lo que le sucede a un menor es responsabilidad de los padres”, agregó.

Por otro lado, al momento de considerar estas características, la directora de Cibercrimen resaltó los cambios de conducta de los niños como indicadores notorios, a comparación de lo habitual. “Si está chateando con alguien, buscará esconderse en un ambiente alejado, y se mostrará retrotraído en la comunicación”, señaló. Lo anterior es un objetivo del groomer, ya que a través del miedo se evita que la persona cuente la situación que está viviendo. De este modo, el primer indicador que encienda las sospechas será el cambio de conducta.

Además, Ozuna comentó que privar al niño de la tecnología resulta totalmente contraproducente, ya que se trata de una generación que nació habituada a los dispositivos tecnológicos, por lo que esta medida sería considerada como dañina. En contraposición, el camino correcto es el diálogo, el acompañamiento y el conocimiento: “Debemos saber cuáles redes sociales ocupan los niños, y en qué juegos participan, ya que estos son captadores por excelencia”, consideró.

Con respecto a cómo realizar la denuncia, sostuvo que es vital la convicción de que el niño es víctima de un delito porque hubo casos en los que los progenitores se enojaron con sus hijos e incluso los golpearon. “No entienden que el menor está envuelto en el engaño generado por el groomer”, comentó.  En este sentido, para efectivizar la denuncia, explicó que los adultos deben acercarse a la comisaría más cercana a su domicilio, ya que no es necesario recurrir a la sección de cibercrimen. De este modo, cualquier delito informático puede ser presentado en todas las comisarías de la provincia y se recomienda a los padres no continuar la conversación con el victimario ya que, ante la intervención de la persona, el delito cesa.

Con relación al delito sexual a personas adultas, la policía aseguró que debe ser denunciado, e instó a guardar dicha evidencia digital para luego convertirlo en una prueba dentro del proceso judicial. “Por más perturbador que sea el contenido, es necesario conservar la evidencia, cuando se presente en cibercrimen no significa que el contenido volverá a circular”, precisó. Por lo tanto, cualquier imagen, video, fragmento de conversación, debería ser guardada para no entorpecer y retrasar el proceso.

En esta línea, sobre el uso indebido de las fotografías publicadas en las distintas redes sociales, Ozuna explicó que depende del contexto en que se esté utilizando el contenido y que se debe tener presente que la pornografía entre adultos no es un delito como tal. De este modo, si la persona da validez al uso de su fotografía en sitios web pornográficos, no es condenable. Si no es así, se puede realizar la denuncia debido a que la imagen se difundió sin el consentimiento. Asimismo, comentó que se registraron muchos casos de esta particularidad.

Para terminar, indicó que la Dirección de Cibercrimen está emplazada en el ámbito de Jefatura de la Policía, y cuenta con una guardia de asesoramiento permanente las 24 horas. Las personas pueden llamar al 444-7618 ante cualquier duda.

Ciberacoso

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies