Misiones se sumó a la jornada nacional de lucha en defensa del Conicet

En el marco de una jornada nacional de lucha en defensa del Conicet (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas), convocada por ATE en todo el país, se evidencia un profundo malestar entre los trabajadores del organismo ante las políticas que parecen apuntar a su vaciamiento.

Tal vez te interese leer: Eliminación del CONICET: “Hubo una reacción social muy importante a la propuesta de Milei, no solo miembros del sistema científico se opusieron sino también el resto de la sociedad”

Sandra Nicosia, personal de apoyo del Conicet, se revelaron detalles preocupantes sobre la situación actual. Se produjeron al menos 50 despidos de trabajadores administrativos en todo el país, con dos casos registrados en la provincia de Misiones, específicamente en Posadas. Estos despidos impactan directamente en la estabilidad laboral de quienes, tras concursos y procesos de selección, esperaban ingresar a la carrera investigadora.

Tenemos compañeros que fueron aprobados para becas extraordinarias, con la promesa de un ingreso hasta que se efectivice su alta, pero de un día para otro se les dio de baja”, lamenta Nicosia. La incertidumbre económica generada por estas decisiones afecta a familias enteras, muchas de las cuales se trasladaron a otras provincias siguiendo oportunidades laborales que ahora se ven truncadas.

En cuanto al número de afectados, se estima que más de 100 personas se encuentran en una situación similar en la provincia de Misiones. A nivel nacional, en los tres institutos del Conicet en la región, trabajan alrededor de 200 personas entre investigadores, becarios, personal de apoyo y administrativos. Sin embargo, este número se ve amenazado por la falta de incorporaciones planificadas para este período.

La preocupación de Nicosia y sus colegas va más allá de la estabilidad laboral personal. Se teme que el desmantelamiento del Conicet y la interrupción de investigaciones en curso tengan un impacto devastador en el avance científico y tecnológico del país. “Esperemos que podamos llevar adelante estos reclamos y que tengan alguna respuesta, porque es trabajo de décadas que está en juego”, advirtió.

Para Nicosia, invertir en ciencia y tecnología es fundamental para la soberanía de un país. “La ciencia y la tecnología situada, es decir, con las necesidades y requerimientos de la población, tienen que estar en manos del Estado”, afirmó. Señaló además que es imperativo que el Estado determine las prioridades en investigación, en lugar de imponer agendas externas.

En un momento en que la ciencia y la tecnología son cruciales para enfrentar desafíos globales como la salud pública y el cambio climático, las políticas que amenazan la estabilidad del Conicet ponen en riesgo no solo empleos, sino también el futuro del avance científico argentino.




About Author

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies